El I Ching define el buen Feng Shui como el estar en el buen lugar en el buen momento, cara a la buena dirección, generando buenos pensamientos en la buena compañía.” El buen Feng Shui es mucho más que puertas y ventanas en  buen sitio. Nuestra felicidad y bienestar no depende solamente de aspectos físicos porque somos seres de pensamientos, sentimientos y emociones que surgen de nuestro interior, no de fuera.

Desde la perspectiva energética, el buen Feng Shui se manifiesta desde nuestro centro-nuestra mente. Si la mente está en paz consigo mismo estamos en el buen lugar en el buen momento. Si la mente está inquieta y descontenta, no hay puertas ni ventanas, por  bien que estén ubicadas, que puedan cambiar eso.

El propósito del Feng Shui interno es el de aprender a sanar la tierra, los lugares donde vivimos o donde han tomado lugar experiencias negativas que deterioran el ambiente físico, mental o espiritual de la tierra. A través del trabajo energético y una motivación que toma en cuenta el bienestar de todos los seres, es posible sanar la tierra allí donde ha sido dañada por medio de actos egoístas.  En el proceso de sanar la tierra, seguimos el consejo del I Ching  de dejar los sitios por los que pasamos, mejor de como los encontramos.

Start typing and press Enter to search

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
X