Cada vez que nos quedamos dormidos toma lugar un proceso de gran importancia. Nuestra conciencia que opera a través del cuerpo físico durante las horas de vigilia, se proyecta fuera del cuerpo físico en la dimensión habitual donde operamos. Somos seres multi-dimensionales en el sentido de que aunque tenemos un cuerpo físico, nuestra conciencia opera desde una dimensión sutil no importa si estamos despiertos o dormidos.

La dimensión sutil en que estamos operando está condicionada por nuestro nivel de conciencia. Si estamos operando desde la primera caldera, nuestra dimensión es la del astral inferior donde la mente de separación y los conflictos que surgen de ella es donde experimentamos nuestros sueños. Si evolucionamos hacia la segunda caldera, la dimensión del astral superior donde la vibración de las emociones positivas predomina, es donde soñamos. Los practicantes que logran establecerse en la vibración de la tercera caldera, superan el soñar y la necesidad de dormir.

Al momento de dormir como al momento de fallecer, experimentamos la totalidad de la dimensión en que estamos operando.

Las prácticas del dormir y soñar nos permiten familiarizarnos con el cruce de la dimensión física a la sutil, a la vez que nos permite tener una idea de la dimensión en que estamos operando. Si no somos capaces de recordar nuestros sueños o ellos están llenos de emociones conflictivas, no cabe duda de que estamos en el astral inferior, y que nuestro programa de prácticas necesita seriamente ser rediseñado.

Una de las características de los sueños del astral superior es que a pesar de ser muy escasos tienen gran claridad, y siempre nos despertamos vibrantes y alertas tan pronto como abrimos los ojos; no hay un despertar lento y gradual característico de la primera caldera.

Todos los grandes sistemas de auto desarrollo que han llegado al presente, están estructurados tomando en cuenta la continuidad de conciencia más allá de la muerte. Las prácticas del sueño son el contexto por excelencia para familiarizarnos con todo el proceso de trascendencia en el cual la experiencia de Mente Original se hace posible.

Las prácticas del sueño trascienden paulatinamente el miedo a lo desconocido experimentando continuidad de conciencia entre las dimensiones físicas y sutiles.

Start typing and press Enter to search

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
X