El miedo es una de las emociones primarias del ser humano y uno de los principales factores de la enfermedad y las relaciones disfuncionales que vivimos.

En este periodo de nuestras vidas estamos experimentando una avalancha de cosas a las que temer: crisis económica, pandemias, colapso ambiental,  terrorismo, guerras, crimen y desastres naturales.

El miedo tiene un efecto paralizante en todo el organismo. A medida que el miedo se apodera de nuestras mentes, nuestro nivel de conciencia se desploma a los niveles más primitivos de supervivencia. El sistema inmunitario prácticamente se paraliza. La manera en que nos relacionamos unos con otros se contamina con un intenso sentido de separación y desconfianza.

En estos momentos una densa aura de miedo rodea al planeta, irradiando desde las mentes de miles de millones de seres humanos, preocupados por no tener lo mínimo para sobrevivir, por la enfermedad y por la guerra.

El miedo se manifiesta en dos fases: la primera es la etapa dinámica donde se moviliza el organismo al máximo de sus capacidades para superar una amenaza a su supervivencia. Si la situación peligrosa no puede ser superada rápidamente, se activa la segunda fase, la de parálisis, en la cual el sistema energético colapsa y se rinde a morir. El miedo sostenido paraliza y mata.

Este nivel nos ayuda a comprender la naturaleza del miedo y el impacto destructivo que puede desencadenar en nuestras vidas cuando se prolonga y como superarlo manteniendo nuestra integridad y centro

Start typing and press Enter to search

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
X